Nuestra historia

Casi “jugando” comenzamos a fabricar nuestros primeros baberos.

Poco a poco fuimos incorporando todos los accesorios que acompañan el crecimiento de los bebés: bolsos, cambiadores, sábanas, acolchados, toallones, recibidores, hasta que llegó la ropita.

Los primeros conjuntos para recién nacido fueron creciendo de nuestra mano hasta los 24 meses.

Luego de 20 años continuamos siempre para adelante, incorporando gente de espíritu jóven para mantener la misma premisa: crear prendas confortables y con diseño innovador – los pilares en los que basamos cada nueva colección.